lunes, 2 de marzo de 2015

Aromas Ilicitanos (de Cambio)


No por ser predecibles se perciben mejor. Están ahí afuera. Cada mañana en la ciudad, al abrir la ventana y sentir el aire fresco del nuevo día que hincha los pulmones como una auténtica bocanada de esperanza e ilusión. Son vientos de cambio, perspectivas de optimismo en la creencia de que todo puede ir a mejor. Aromas ilicitanos que vaticinan el fin de un ciclo y el inicio de otro tiempo de escalada y recuperación.

Tras una aciaga legislatura en la que el gobierno de turno ha deambulado con mano de hierro, siempre intransigente bajo el paraguas del “ordeno y mando”, con obstinación, negándose al diálogo, eludiendo toda responsabilidad o culpa y acometiendo actuaciones urbanísticas cuando menos opacas, oscuras y poco o nada trasparentes, es cuando llega el momento de dar un giro en el timón, cambiar de ruta y navegar hacia aguas más calmadas en busca de la tierra prometida, o en este caso, la situación deseada. La perpetuación de una crisis nacional cuya defunción anuncian pero no acaba, unida a la preocupante escalada en los niveles de corrupción en todas aquellas formaciones políticas que han venido ostentando responsabilidades de gobierno hasta ahora malgastando, derrochando, dilapidando e incluso apropiándose del dinero público, hacen más patente si cabe esta necesidad de cambio. Un cambio que ya se atisba y la gran mayoría estamos demandando y deseando.

Y por supuesto que Elche no es una excepción. El Partido Popular nos ha devuelto al Siglo XVIII, a los tiempos del Despotismo Ilustrado predicando aquello de “todo para el pueblo pero sin el pueblo”. Las necesidades reales y más perentorias de la ciudad se han visto plegadas a intereses particulares del ejecutivo municipal, incumpliendo la gran mayoría de propuestas que prometieron y por las que les votaron, convirtiendo la ciudad en un régimen cerrado, autoritario y exclusivo para unos pocos privilegiados, en los que se regala suelo público a intereses privados desde la cerrazón, sin justificación aparente y lo que todavía es peor, en contra de una gran mayoría vecinal. Se obstinan en aprobar proyectos urbanísticos opacos de dudosa legalidad a la vez que obvian servicios tan básicos como la limpieza en las calles, nuestro campo y productos autóctonos e incluso nuestro Palmeral, Patrimonio de la Humanidad. Elche es deficitaria en sostenibilidad, a la cola en seguridad vial, sin carril bici, sin contenedores soterrados ni infraestructuras siquiera para el reciclado de aceites industriales. Con instalaciones municipales en desuso y un parque de viviendas cerrado a cal y canto que bien podría auxiliar a las familias más necesitadas. Lastrados por las pocas expectativas de encontrar empleo, con unos servicios sanitarios más que deficientes que se han cobrado incluso la pérdida de un concejal, somos sin embargo la ciudad que más impuestos paga a su Ayuntamiento; primeros de toda España en la tasa de vehículos y entre los cinco primeros en bienes inmuebles. Un dudoso honor que en absoluto es correspondido de contrario y que tampoco redunda en beneficio de la ciudad.



Es por ello y todavía más que sabemos, estamos plenamente convencidos de que las cosas pueden cambiar y desde luego para mejor. Existen otras formas, otros modos de gestionar recursos que hagan prosperar al término municipal, mejorar la calidad de vida y aliviar el bolsillo de los sufridos ciudadanos. Los de ahora ya han demostrado con creces de lo que son capaces y los que estuvieron antes que ellos tres cuartos de lo mismo. Y es precisamente desde la independencia, desde el único interés por el bien de la ciudad, donde podremos extraer un mayor beneficio y aumentar la productividad. Sin pliegos, trabas ni cortapisas externas de las direcciones provinciales, regionales y nacionales de la mayoría de partidos, que establecen programas y actuaciones genéricas para todo el país sin entrar a valorar las necesidades y/o singularidades de cada municipio. Por ello os invitamos a seguirnos a través de las redes sociales, página web y nuestro blog. También a visitarnos y conocernos para saber de nuestras ideas, de nuestra forma de pensar y también de trabajar. Seguimos a la entera disposición de cualquiera que lo solicite, con ganas de agradar, pero sobre todo con muchas ganas de ayudar. Ayudar a cambiar el rumbo a golpe de timón. Sortear la marejada y remar juntos hacia aguas apacibles esperando arribar a buen puerto. Cambiar la ventisca por una acogedora brisa de esperanza e ilusión, y sentir por fin esos aromas ilicitanos que vaticinan el cambio.


Jesús Ruíz Pareja
Candidato a la Alcaldía 2015 - Partido de Elche

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...